Cómo crear un ambiente positivo en tu escuela o academia

Crear un ambiente positivo en tu escuela es una tarea preventiva y a la vez continua. Como en cualquier lugar donde las personas pasan mucho tiempo juntas, hay que buscar alternativas para minimizar los problemas y evitar conflictos entre los alumnos y profesores. Aplica estos consejos para que en tu escuela reine la armonía.

ambiente positivo escuela
Un equipo de trabajo feliz contribuye de manera positiva al proceso de enseñanza.


Hemos visto algunas series o películas en las cuales se muestra a las escuelas de ballet como ambientes llenos de drama e intrigas. Si bien inevitablemente habrá algunos conflictos, lo que muestran las pantallas es una exageración. La realidad es que ningún dueño de escuela de baile, música o teatro busca crear ese drama. 

Un buen clima en una academia de artes hará que los estudiantes se queden durante más tiempo (bueno para tus finanzas), que el staff de profesores esté feliz y que tú, como dueño, te mantengas motivado, inspirado y con ganas de trabajar cada día. Si además te dedicas a la enseñanza de niños, un entorno libre de conflictos es fundamental para ganarte la confianza de sus padres.

Establecer una cultura positiva parece una tarea abrumadora, pero en realidad es muy sencillo. Si empiezas con estos pequeños consejos, mejorarás notablemente la relación con tus alumnos y empleados, y tendrás una base sólida que te servirá para los años por venir.

Comunicación
La comunicación constante con las personas con las cuales te vinculas en el ámbito de tu escuela es fundamental para evitar malentendidos y anticipar problemas. También es fundamental transmitir a los alumnos las expectativas y objetivos a alcanzar para que todos estén en la misma sintonía y no haya reclamos.  

La comunicación debe ser clara y simple; si es de manera personal, una sonrisa favorecerá el diálogo. Es importante que alientes a todo tu staff de profesores a que se comuniquen de la misma manera con los estudiantes. Si temes que alguien tenga dificultad para hablar contigo directamente, fomenta el uso de canales virtuales. Desde tu plataforma de gestión académica, por ejemplo, puedes configurar fácilmente una casilla de correo personalizada.

Ante la duda, siempre es preferible comunicar de más. Esto no significa pasar horas escribiendo emails o newsletters, sino reforzar de forma escrita lo que ya se ha hablado en persona o viceversa.

Organización
Mantener una institución organizada es clave para que tanto profesores como estudiantes tengan en claro sus objetivos, conozcan las tareas de cada uno o sepan a quién acudir ante distintas situaciones. 

Tener un software de gestión como DStudio también te ayudará a llevar tus cuentas y tu agenda organizadas, para evitar dudas u olvidos que puedan conducir a confusiones y en consecuencia a crear un ambiente negativo.

Prestar atención a las necesidades de los estudiantes
Si bien los alumnos acuden a tu academia para aprender técnicas de baile o teoría y práctica musical, también cosechan amistades y desarrollan disciplina y autoconfianza. Es importante que prestes atención si hay inconvenientes en alguno de estos aspectos. Tal vez un alumno obtiene excelentes calificaciones pero internamente tiene alguna insatisfacción o inseguridad que a largo plazo puede hacerle dudar acerca de seguir realizando esa actividad o no.

Interesarse en las problemáticas del alumno que ocurren fuera de la escuela también hará que este se sienta acompañado y acuda a clases con más entusiasmo sabiendo que allí encontrará personas en quien confiar.

Estar en los detalles
Para hacer que la atmósfera de la escuela sea más agradable, puedes recurrir a pequeños gestos que no significarán un gran esfuerzo para ti pero harán sentir especiales a cada uno de los miembros de tu escuela. Algo tan simple como recordar la fecha de cumpleaños (que puedes automatizar fácilmente con tu software de gestión) o hacer festejos para fechas especiales generarán un ambiente muy positivo; esto se transmitirá rápidamente de boca en boca y conseguirás clientes nuevos sin mover un dedo.

Un buen clima de clase condiciona de manera positiva el proceso de enseñanza y aprendizaje. El ambiente que crearás, gracias a tus habilidades comunicativas junto con un buen software de gestión, harán que tu escuela sea un lugar al que todos quieran pertenecer.